+34 607 522 403 hola@marcorubiol.com
Seleccionar página

proyectosAsumo de entrada que no hay una forma universal de hacer las cosas, que no hay una manera correcta para nada. Simplemente existen métodos que funcionan para ciertos tipos de personas y situaciones.

Si eres de los que crees que para ser feliz y triunfar en la vida lo que tienes que hacer es enfocarte en una sola cosa durante todo el día o de los que necesitan acabar un trabajo antes de empezar otro, lo que explico en el siguiente escrito no es para tí (a no ser que quieras ver otros puntos de vista). [Actualización: quizá se ajuste mejor lo que explico en este post]

En cambio, si eres de los que te entusiasma embarcarte en mil cosas a la vez, de los que trabajan en varios proyectos simultáneamente, de los que se podrían autodenominar multiapasionados, este escrito puede ayudarte a tirar hacia delante todas esas inquietudes dejando a un lado el estrés y la sensación de desequilibrio.

Primero, control

Cuando estás embarcado en varios proyectos a la vez se vuelve imprescindible mantener en el punto de mira a todos ellos para que ninguno pierda fuelle. Conseguir esto es tan sencillo como mantener una lista con todos los proyectos que tienes activos por el momento.

Por otro lado se vuelve necesario tener un panel de control de cada uno de los proyectos para conocer en que estado se encuentran, lo que se consigue con crear una nota para cada uno de estos proyectos donde iremos reflejando el estado en el que se encuentra.

Segundo, manos a la obra

Una vez tenemos el control sobre todo lo que tenemos entre manos es el momento de poner acción. En este punto se abre un abanico de posibilidades, pero si lo que te interesa es que todos tus proyectos avancen a buen ritmo, lo que mejor he visto funcionar es trabajar por bloques de tiempo.

Esto significa definir ciertos tiempos para cada uno de los proyectos. Puedes definir un tiempo exacto o definir una micrometa alcanzable. Por ejemplo, puedes decidir trabajar 60 minutos en ese proyecto o decidir que vas a trabajar en él hasta que acabes cierta tarea en concreto. Todo dependerá de la tarea que tengas por delante y de lo que funcione mejor para ti.

Lo que marca la diferencia es el trabajar en cada uno de tus proyectos asiduamente. Sería bueno no dejar más de 3 días para que no pierdan inercia.

Tercero, revisión

Cada cierto tiempo (puede ser entre 8 y 10 días quizá) es positivo repasar tus listas para darte cuenta de como están tus proyectos. Quizá hay alguno que ya no sea tan importante, seguramente habrá aparecido algún otro y es posible que alguno de tus proyectos se haya vuelto prioritario para ti.

Cuando revisas tus listas, puedes reajustar tus proyectos a tu realidad.

A triunfar

Si consigues aplicar este método con suficiente soltura verás que tus proyectos avanzan ineludiblemente. Si además decides apartar de una vez los objetivos, y las fechas autoimpuestasel coctel puede ser mortal.

Concluyendo

1, 2, 3, avanzando 6 proyectos a la vez - ¡piopiolame!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Parece que has llegado al final del post...

¡Debe ser que te ha gustado!

Si es así, suscríbete y recibe de manera GRATUIA mi guia personal con los "21 Consejos Efectivos Para Aumentar Exponencialmente Tu Productividad"

¡VAMOS!

Para acabar la suscripción gratuita debes confirmar tu email

Subscribe To Our Newsletter

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!